¿Cómo Puedo Evitar El Perdón?: ¿Es Sano Evitarlo?

El perdón es un acto de voluntad que implica aceptar de forma consciente y deliberada que una persona nos ha causado un daño, y que renunciamos a tomar represalias o exigir una compensación. En otras palabras, perdonar es dejar de lado el resentimiento y la necesidad de venganza, y abrirnos a la posibilidad de restaurar la relación.

Aunque el perdón puede ser muy beneficioso para nuestra salud mental y física, también es un acto muy difícil de llevar a cabo. Si estás atravesando un proceso de duelo o si te sientes muy enojado o herido por la acción de otra persona, es comprensible que te resulte muy difícil perdonar.

¿Cómo Puedo Evitar El Perdón?: ¿Es Sano Evitarlo?




Jorge Bucay – Aprender a perdonar




¿Cómo podemos estar seguros de no perdonar?

Existen varias formas en las que podemos estar seguros de no perdonar. Primero, podemos considerar el daño que nos han causado y lo mucho que nos ha costado superarlo. Si nos sentimos aún resentidos o heridos por lo ocurrido, entonces es probable que no estemos listos para perdonar.

También analizar la intención de la persona que causó el daño. Si creemos que actuó deliberadamente y no muestra ningún arrepentimiento, entonces es poco probable que estemos dispuestos a perdonar. Finalmente, considerar si perdonar significaría condonar el comportamiento de la otra persona. Si no estamos dispuestos a ver el daño que se ha hecho como algo aceptable, lo más seguro es que no la perdonemos

Ver Tambien:  ¿Hay Agua En El Infierno?: ¿Es Esto Así?

¿Cómo podemos asegurarnos de perdonar?

Para perdonar, debemos reconocer que la persona que nos ha herido cometió un error. Luego, liberar el rencor y el odio que sentimos hacia ella. Finalmente, decidir si estamos dispuestos a reconciliarnos con la persona en cuestión.

¿Qué es lo que nos impide perdonar?

Existen muchas razones por las cuales no podemos perdonar. A veces es porque la ofensa fue muy grave y nos cuesta trabajo superarla. Otras veces, es porque la persona que nos hirió no parece estar arrepentida de lo que hizo y no vemos por qué deberíamos perdonarla. También puede ser que hayamos perdonado pero aún nos cueste olvidar lo que pasó, incluso si la quién nos hizo ha cambiado.

¿Por qué nos cuesta tanto perdonar?

Puede ser que simplemente no queramos reconocer que la persona que nos hizo daño no es perfecta, y que todos cometemos errores. Pero quizás la razón más grande por la que nos cuesta tanto perdonar es porque nos cuesta tanto darnos cuenta de que también cometimos errores, y que necesitamos el perdón de los demás tanto como ellos necesitan el nuestro.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Deja un comentario