¿Quién Puede Tomar La Comunión?: ¿Solo Los Elegidos o Todos?

La comunión es un sacramento que se celebra en la mayoría de las iglesias cristianas. Se trata de una ceremonia en la que se toma una pequeña porción de pan y se bebe un poco de vino, y se cree que esto representa a Jesucristo.

Se puede tomar de varias maneras, pero la forma más común es que los fieles se colocan en fila y pasan por delante de un sacerdote o ministro de la iglesia, quien les da la comunión. A veces se usan otros objetos, como un cáliz, para la comunión, y el ministro de la iglesia puede colocarla en la boca de los fieles o simplemente dejar que ellos tomen la comunión.

En la mayoría de las iglesias, se requiere que los fieles sean miembros de la iglesia para tomar la comunión. Esto significa que han sido bautizados y han asistido a clases de instrucción religiosa. Algunas iglesias también requieren que los fieles se confiesen antes de tomar la comunión.

La comunión se puede tomar de forma regular o especial. La comunión regular se toma generalmente durante el servicio religioso de la iglesia, mientras que la comunión especial se da en ocasiones especiales, como durante un funeral.

Es un acto religioso, pero también es un acto personal. Cada persona que toma la comunión está haciendo una declaración de su propia fe y su propio compromiso con Jesucristo.

¿Quién Puede Tomar La Comunión?: ¿Solo Los Elegidos o Todos?

Indice De Contenido

Ver Tambien:  ¿Qué Significa Ser Un Seguidor De Jesucristo?: Fundamentos

La Comunión







¿Quién puede recibir la comunión?

Cualquier persona que pertenezca a la Iglesia Católica y haya recibido los sacramentos de la Iniciación Cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía) puede recibir la comunión. También debe estar en estado de gracia, es decir, no debe tener ningún pecado mortal en su conciencia. Si una persona ha cometido un pecado mortal, debe confesarse antes de poder recibir la comunión.

¿Qué personas no pueden recibir la comunión?

Las personas no pueden recibir la comunión si no están en estado de gracia. Si una persona ha cometido un pecado mortal, entonces necesitan confesarlo a un sacerdote antes de poder recibir la comunión. Las personas también deben estar en estado de gracia si han cometido un pecado venial. Sin embargo, si no tiene el tiempo de confesar el pecado venial, entonces pueden hacer un acto de contrición y recibir la comunión.

¿Qué significa la comunión?

La comunión es la acción de compartir o participar de algo en común. En el contexto religioso, se refiere a la acción de compartir los sacramentos o la eucaristía.

¿Cómo se toma la comunión?

La comunión es un sacramento que se celebra durante la misa. Los católicos reciben el pan y el vino, que representan el cuerpo y la sangre de Jesús.

¿Qué simboliza la comunión?

La primera comunión es un sacramento de la Iglesia Católica que simboliza el momento en el que un niño o niña recibe el cuerpo y la sangre de Jesucristo por primera vez. Este marca el inicio de la vida espiritual de una persona y es un momento muy importante para los católicos.

Ver Tambien:  ¿Existen Cursos De Astrología Online?

¿Cuál es el significado de la frase «comer la carne de Cristo y beber su sangre»?

La frase «comer la carne de Cristo y beber su sangre» se refiere al sacramento de la eucaristía. En la eucaristía, los católicos creen que el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesucristo. Comer la carne y beber la sangre de Cristo es una manera de unirse a Cristo y participar en su divinidad.

¿Por qué se le dice a la comunión «Cuerpo de Cristo» y no «Cuerpo de Jesús»?

Hay varias razones por las que se le dice «Cuerpo de Cristo» y no «Cuerpo de Jesús» a la comunión. En primer lugar, cuando Jesús instituyó la comunión, dijo » Tomad, comed: Este es mi cuerpo » (Mateo 26:26). Él no dijo «Este es el cuerpo de Jesús».

En segundo lugar, la comunión es un sacramento, y los sacramentos son una forma de gracia que nos da Cristo para darnos su salvación. El cuerpo de Cristo es la fuente y el fundamento de este sacramento. Sin el cuerpo de Cristo, no habría comunión.

En tercer lugar, la comunión nos honra a todos como miembros de un solo cuerpo. Dios nos hizo para ser parte de un cuerpo, y la comunión nos recuerda que somos miembros de un solo cuerpo, el Cuerpo de Cristo.

(Visited 22 times, 1 visits today)

Deja un comentario